UNA SEMANA EN ISLA SAL

Inicio Foros Relatos/experiencias/historias UNA SEMANA EN ISLA SAL

Este debate contiene 1 respuesta, tiene 1 mensaje y lo actualizó  okira hace 16 años, 7 meses.

Viendo 2 publicaciones - del 1 al 2 (de un total de 2)
  • Posts
    okira
    Miembro

    Como lo prometido es deuda, quiero contaros cómo me fue en Isla Sal. Lo primero es deciros que tranquilidad es la palabra clave para definir esta isla. Es el lugar ideal para desconectar de nuestras ajetreadas vidas y disfrutar de unas playas de ensueño. El mar es azul turquesa, la arena blanca y la playa kilométrica. ¡Un sueño!. Desde el primer momento se nota que el lugar esta aún sin explotar y eso es lo que le da mayor encanto. No hay masificación de hoteles, ni de turistas, ni de tiendas, ni de restaurantes de comida rápida…Allí todo es original, auténtico, con poca influencia de nuestro modus vivendi. Y tienen razón los que dicen que sus gentes son sencillas, amables y simpáticas. Pero para ser fiel a la realidad debo hacer una advertencia, también existen (como en cualquier parte del mundo), algunos indeseables de los que hay que guardarse. Y es que el viaje fue una maravilla excepto por una cosa que en ningún modo me ha hecho cambiar la opinión positiva de este país. Os lo cuento para que sirva de experiencia: un día, algunos compañeros de viaje alquilamos un coche para recorrer la isla (es lo mejor). El día fue estupendo hasta que llegamos a las salinas. Allí nos encontramos con un grupo que había ido a darse los lodos y un masaje y que ya se marchaban. Antes de irse nos advirtieron que tuvieramos cuidado con un chico que estaba por allí merodeando y que disimulaba hacer ejercicio cuando en realidad lo que quería era robar. Con esa advertencia nos quedamos las seis personas que íbamos, solos en las salinas. Cuatro de nosotros metimos en la laguna para darnos los barros mientras que los otros dos quedaban al cuidado de nuestras cosas (ropa, cámaras, toallas y un poco de dinero). El “corredor” en cuestión pasó varias veces por donde estábamos sin conseguir su objetivo que efectivamente era robarnos porque en vista de que no le quitábamos el ojo de encima se subió por la ladera del volcán y se puso a hacer señas. Como veíamos que la cosa se ponía fea, fuimos a quitarnos los lodos a las aguas termales pero no acabábamos de meternos en el agua cuando otro chico se unió al “corredor” y se pusieron a lanzarnos piedras. Y cuando digo piedras, me refiero a auténticos pedruscos que comenzaron a llover sobre nuestras cabezas con una puntería y una fuerza tremenda. Su estrategia era alejarnos de nuestras cosas para luego bajar y robarnos pero no lo consiguieron de milagro. A pedradas destrozaron varias hamacas sin coseguir darnos por los pelos. Como pudimos, rescatamos nuestras cosas y aún llenos de lodo y descalzos nos marchamos. Fueron unos minutos horribles porque realmente vimos peligrar nuestra vida sobre todo cuando teníamos la incertidumbre si fuera de las salinas nos esperarían para intentarlo de nuevo, o si habría más gente o si habrían destrozado el coche … Os cuento esto para advertiros que cuando vayais a las salinas lo hagais a una hora temprana (nosotros fuimos a última hora de la tarde) cuando hay gente o con un grupo organizado porque una cosa así te puede destrozar unas vacaciones.
    Por todo lo demás, el viaje ha sido una maravilla: el hotel Vila do Farol nos hizo los días muy agradables y divertidos con su equipo de animación aunque también consiguió que cogieramos un par de kilitos. Los compañeros de viaje fueron geniales y sólo espero que no perdamos el contacto. Para resumir: ABSOLUTAMENTE RECOMENDADO. Y nada más, que ahora tengo que ponerme al día con el trabajo.

    okira
    Miembro

    Lamento tu mala experiencia en las salinas y me alegro de que no te haya echo cambiar tu opinion de la isla (aunque algo siempre afecta). Todas las veces que he ido por sal me he quedado con la amabilidad de la gente pero si que es cierto que desde hace unos años, algunos que la primera vez que llegué eran niños y ahora son ya adolescentes parece que se han acostumbrado a la vida facil, lo mejor siempre es ir con algún caboverdiano en el que confieis (en serio hay gente maravillosa y no es dificil hacer amigos). Si solo son turistas los “chavales” no tienen respeto pero si va con ellos alguien de la isla las cosas cambian bastante. De todas formas solo habia oido hablar y visto el tipico robo al turista descuidado , nunca de una agresion como la que cuentas, espero que sea un caso aislado.

Viendo 2 publicaciones - del 1 al 2 (de un total de 2)

Debes estar registrado para responder a este debate.