Foro de Cabo Verde
http://www.capeverde.com/forum-es/

Mi aventura con un perro caverdiano
./relatos-experiencias-historias-f10/mi-aventura-con-un-perro-caverdiano-t1289.html
Página 1 de 2

Autor:  Fermin [ Lun May 09, 2005 8:15 pm ]
Asunto:  Mi aventura con un perro caverdiano

Esto que explico ahora sucedió hace ya cerca de un mes. Fue cuando todavía buscaba la verdad sobre Mindelo en sus bares cuando ya estaba oscuro, una noche tras otra. Esa verdad no se encuentra ahí. No es a día de hoy el plato fuerte de esta ciudad. Pero así fue que un martes cualquiera me encontraba en el Clube Náutico, el local con más turistas de la ciudad. Ya no lo frecuento. Hacen música en vivo todas las noches y tocan y cantan morna, un estilo autóctono adaptado de la saudade brasileña y que es algo así como una expresión de la tristeza, el malvivir o la nostalgia del país. Una gallega afincada aquí, Carmelina, dice que esto es clavado a la Galicia profunda de hace unas décadas y por extensión a Los Gozos y Las Sombras de Gonzalo Torrente Ballester. Al menos es cierto que nuestros compatriotas gallegos también practican ese estilo musical. A mí ya me aburre un poco.

Esa noche estaba sentado circunstancialmente con dos yayetes italianos que hablaban de chicas en su propia lengua. Ah, los dichosos italianos. ¡Pegajosos hasta la muerte!. Saqué mi libreta de notas y, tras juguetear un poco con el bolígrafo, escribí en ella “en Mindelo también hay cosas deprimentes” al tiempo que pedí un segundo “stomperot”, que es el cóctel local. Ahí va la complicada receta: En un vaso cualquiera se pone la mitad de grogue, que es un destilado de la caña de azúcar similar a la cachaça brasileira. Hay de diversas calidades, los mejores no tienen nada que envidiar a un buen ron; los peores son más nocivos que el cianuro. Y la otra mitad se completa con “ponch d´ mel”, otra bebida también natural del lugar obtenida de mezclar grogue con miel de caña. Cuando ya están los dos productos dentro del vaso, la camarera lo mira fijamente durante dos segundos a ver si se mezcla solo y al ver que no es así se da media vuelta y se va. Complicado, ¿eh?. El grogue es una bebida peligrosa, puedo asegurarlo. De vez en cuando encuentras a un tipo tirado en la calle, aparentemente dormido –en ocasiones sobre sus propios vómitos-. Está pasando la papa de grogue. Los domingos por la mañana se ven unos cuantos de más. Digo yo que quizá se debe a que aquí son muy católicos y el día del señor les da por purificar sus almas.

Cuando pedí el tercer stomperot, la rotunda Ana Julia, la otrora camarera convertida en experta coctelera me dijo “a bo fuscâ”. Literalmente significa “tú borracho”, pero quiere decir “tú te vas a emborrachar”. ¡Vaya manera de ahorrar en verbos y gramática que tiene esta lengua!. A mí sólo me faltaba eso, que una chica me riñera por beber. Afloraron oscuros recuerdos del pasado, en los que una manipuladora novia mía pretendía forzarme a andar un lóbrego camino apretado por ceñidas cadenas, básicamente diciéndome lo que yo tenía que hacer. Así el rebelde agazapado dentro de mí salió a la superficie. Y así fue que llegué a beber seis o siete de esos y otras tantas veces Ana Julia me repetía “bo fuscà”, La expresión de su cara, tan protectora y divertidamente enojada en conjunto con sus marcadas facciones africanas me hacían reír de lo lindo. Pero poco después me aburría y decidí marcharme. Caminé por las oscuras calles mindelenses de regreso a casa, inundado por un genial estado de euforia contenida. “Yo borracho”, me repetía a mí mismo riendo para mis adentros. Me sentía libre, feliz y poderoso. Muy poderoso. Subí a casa, donde en uno de los lados hay una terraza comunitaria. Allí habita un pobre y solitario perro que se llama Leao. Atado a una corta cadena todo el santo día con apenas un metro de libertad. Su dueño, un chaval de diez años, lo saca a la calle una vez por la mañana y otra por la tarde, sustituyendo esa cadena por una correa de cuero y no es sólo eso, además le hace mil inapropiadas perrerías. El “cachorr”, como dicen en criol, está lógicamente un poco mal de la azotea. A mí siempre me ladraba como si me fuera a comer. Sólo por miedo, al parecer. Aquí funciona al revés: los perros extrañan a los blancos. A veces huyen corriendo cuando te acercas.

Ahí estaba él, gruñéndome bajo ese increíble cielo desconocedor de la polución y amigo íntimo de todas las estrellas. Y la bahía en calma, vislumbrando en la penumbra esos tres barcos oxidados que encallaron hace tiempo y de cuya estructura da buena cuenta año tras año la implacable agua del mar. Y a la derecha Mindelo, con esa leve luz, durmiendo en quedo silencio. Ante ese paisaje pleno de espiritualidad, surgió el alma de Fermín el libertador, venido aquí para curar al mundo de sus injusticias, con la gracia de Dios y la inestimable ayuda del grogue. Y así fue que solté al perro.

En un principio se mostró contento de aquel nuevo don. ¡Estaba libre!. No daba crédito y es por eso que no encajó bien la sorpresa, se puso muy nervioso y empezó a correr y a ladrar, con la cabeza medio girada hacia atrás en un claro gesto de desconfianza. Justo ahí me di cuenta de que no había sido una buena idea. Entonces pensé en aprehenderlo para devolverlo a su anterior estado contra natura. En medio de la terraza había cuerdas con ropa tendida. Largas sábanas, floreados manteles, lencería no demasiado fina y dos de esas camisas negras con un llamativo tigre estampado que han puesto aquí de moda los chinos. Un montón de ropa hortera boicoteando mi vil misión de captura. Cuando yo iba por un lado Leao iba hacia el otro una y otra vez. Y allí estaba yo, con la lengua fuera, jadeando, repleto de confusión. Los ladridos despertaron a Miguel, que se acercó a la puerta a contemplar atónito aquel suceso. “Anda que vienes guapo”, me dijo. Yo seguía estúpidamente empeñado en atar al perro y, claro, a él que estaba sereno no le parecía bien. Perseguí al animal lanzando tímidamente la mano hacia su cuello mientras él me advertía mostrando los dientes. Hasta que me mordió en la mano izquierda, en el flexor del pulgar. Me había clavado un colmillo y una gota de sangre afloró a la superficie de mi piel. “¡Ostia puta, me ha mordido!”, exclamé exagerando mi sorpresa. Miguel se quedó parado un momento, reflexionó, valoró la situación y viendo que capturar al perro era tan difícil como convencerme de que cejara en mi empeño, tomó la inteligente decisión de irse a dormir. Ni siquiera me dijo adiós.

Entré dentro del piso para corroborar lo que en ese momento me parecía increíble. Así era. La puerta de su cuarto estaba cerrada y él se encontraba al otro lado, lejos del terrible peligro que se cernía sobre mí. Dada la propensión a sentirnos desamparados en determinados estados etílicos yo me quedé allí plantado, sorprendido. Estaba sólo en el mundo, aunque ahora más que nunca empecinado en conseguir mi cometido. Reanudé la persecución con tanto fervor que el éxito llegó de inmediato. Mi mano derecha apretaba su collar. Leao trataba de girar la cabeza, la boca entreabierta, gruñendo rabioso y dejando a la vista dos desafiantes filas de dientes. De repente, obstinado en mantener su libertad tiró hacia adelante con fuerza, yo no quise soltarlo y di una vuelta tremenda y caí al suelo golpeando fuertemente con el hombro y el pómulo izquierdos. Me levanté aturdido por el golpe. Sentía dolor. Miré al animal y comprendí que era mejor dejarlo estar. “Que te jodan, eres un perro malo”, le increpé pleno de frustración. Y me fui a la cama.

A la mañana siguiente me levanté con un fuerte dolor en el hombro y el pómulo morado cual apaleado boxeador. Me miré en el espejo y puse cara de tipo duro, pero era poco creíble. La resaca marcaba mis facciones inexorablemente, al tiempo que me privó durante horas de advertir una herida considerable en la parte anterior del hombro. Salí a la terraza y allí estaba mi contrincante. Atado a su cadena. ¿Había sido un sueño?. Me temo que no. Su dueño ya le había dado su paseo matutino. Seguro que ni se preguntó porque el animal andaba suelto. El caboverdiano no gasta neuronas innecesariamente, tal vez ni siquiera necesariamente. Leao me miraba fijamente, la cabeza un poco agachada y meneando la cola, con cara de arrepentimiento. Yo me acerqué a acariciarlo, le di unas palmadas en la cabeza y le dije que no se preocupara, que sin rencores y todo eso. Que lo que él había hecho era normal. Y que no se podía decir lo mismo de mí, aunque no me arrepentía. Sólo había sido fruto del espíritu un poco loco de alguien que vive un momento feliz.

Autor:  Gina [ Lun May 09, 2005 9:45 pm ]
Asunto: 

Fermín, se nota que te gusta escribir...¡Cuéntanos más cosas! ¿Qué haces en Mindelo? ¿Buscar la verdad de Mindelo?
Esperamos (espero) próximos capítulos!!
Gina

Autor:  Daniel [ Mar May 10, 2005 1:35 am ]
Asunto: 

¡ Hola Fermín !

La verdad es que no solo me reí muchisimo aqui solito delante de mi PC, sino que has podido describir algunas realidades de la vida en Mindelo de forma muy divertida y tambien profunda.

Hasta pronto en Mindelo,
un abrazo,
Daniel



<font size=1>
Director
Cabo Verde 24 – Serviços, Informática e Internet Lda.
CP. 4, Paúl, Santo Antão
Cabo Verde
Tel: +238 - 2 238001
Fax: +238 - 2 238004
email: info aroba caboverde24.com
</font id=size1>

Autor:  kaixo [ Mar May 10, 2005 9:07 am ]
Asunto: 

JAjajajaja, saludos Fermin, joder, te esta pasando de todo y con todo tipo de animales alla en Kabu, perros, delfines,...no vayas a Sal, no vaya a ser q tengas un inesperado encuentro con los tiburones....bueno gallegiño, haznos un favor enorme, sigue contandonos cosas a los desgraciados y encadenados, q no podemos estar por alla, cuidate y por favor asegurate q ese perro no tenia ninguna enfermedad rarita, chau.....


kaixo

Autor:  lara [ Mar May 10, 2005 12:22 pm ]
Asunto: 

Fermín ,
encantada de leer tus historias y cómo dice Kaixo,cuídate mucho!

Autor:  JoeIndio [ Mar May 10, 2005 2:41 pm ]
Asunto: 

Máneeeeeiraaaa!

Recién llegado al foro, aprovecho para agradecerte la dirección y para saludar los hispano-hablantes y los demás!

Nos quedamos pendientes de tu proximo post...a ver, escribe algo sobre ....hmmm...la patata?!?

Abrazo

João

Joe@CV

Autor:  juan roch [ Mar May 10, 2005 3:22 pm ]
Asunto: 

hola fermin,tienes el don de la escritura,me ha gustado tu narracion
en menuda perreria libertadora te metiste,todo ese aire de revolucion me ha dejado fascinado te lo juro por mis muertos.

juan roch<img src=icon_smile_big.gif border=0 align=middle>

Autor:  tavares [ Mar May 10, 2005 4:52 pm ]
Asunto: 

Fermín, fantástico el dominio que tienes del arte narrativo. Además eres tan expresivo que haces vivir la historia en primera persona. Si nos faltaba un cronista en el Foro, yo creo que ya lo tenemos.
Oye, vaya perro más listo e inteligente, que se deja atar de nuevo, para no correr nuevos avatares con un extranjero que le da la libertad. Debió pensar. "Más vale chavalico de amo, que Fermín volando". Jajajaja, qué buena la historia!
Ayer veía una película en la que un perro se pone a hablar y me acordé de ti. Pensaba, mira que si le pide el perro que lo invite a un grogue y se van los dos por Mindelo, a dar la vuelta al ruedo? En serio, felicidades y cuéntanos cosas, nos encantan. Por cierto yo mandé una foto de un perro que estaba subido en un tejado vigilando la casa, no sería el mismo?
En el fondo de la historia laten muchos sentimientos y entelequias personales, protestas, inquietudes y rebeldías....... con un denominador común de persona noble, sincera y positiva. No cambies.
Un fuerte abrazo y espero vernos en Barna. pronto.
Cuídate mucho, amigo, Homero de este Foro!

Autor:  Noviembre [ Mar May 10, 2005 6:51 pm ]
Asunto: 

Oye Fermin, comenta algo del tarrafal de la isla verde donde se encuentra Praia,quisiera saber por tu buena pluma como es la vida por alli....si has estado...claro.SALUD!!

Autor:  marandarina [ Mié May 11, 2005 12:06 am ]
Asunto: 

Haz el favor de ponerte Betadine...<img src=icon_smile.gif border=0 align=middle> Y piensa que garcias a ti el pobre bicho hizo un poco de ejercicio!

Autor:  tavares [ Mié May 11, 2005 10:59 am ]
Asunto: 

Para Joao "el indio"
Me gustaría saber por qué dices lo de q Fermín hable sobre la patata.
Si lo dices en serio me gustaría saberlo..... y si te cachondeas de la persona, pues........ sin comentarios.
Gracias.

Autor:  JoeIndio [ Mié May 11, 2005 11:36 am ]
Asunto: 

Tavares,

No te preocupes que este pobre portugués no tiene ganas de atacar a nadie. Lo de la "patata" es una broma que teniemos nosotros aqui por Mindelo. Si se anima nuestro Cervantes a escribir sobre eso, ya saberás...

Abrazo,

Joe@CV

Autor:  Gina [ Mié May 11, 2005 11:37 am ]
Asunto: 

Yo lo he interpretado así "Hable de lo que hable, incluso de la patata, resultará interesante y ameno" Quizá soy demasiado bien pensada? No creo... <img src=icon_smile_wink.gif border=0 align=middle>

Autor:  Tonin [ Mar May 24, 2005 3:17 pm ]
Asunto: 

Fermin escribes con sangre y además bien. Es posible que tengas la rabia, pero no a causa del mordisco. De tu brillante escrito me han gustado especialmente las frases: "muy poderoso", "con apenas un metro de libertad" y "¡ostia puta, me ha mordido!".
Poor cierto, amigos, ayer estuve con alguien muy parecido a Fermín: la misma cara, los zapatos blancos tiznados de oscuro y el abrazo fraternal de siempre. Luego reparé que no era él. Fermín está en Mindelo con sus "stemperot" y más cosas. Lo único que sucede es que cada vez tiene más dobles. De momento, esto es todo, amigos.

Autor:  tavares [ Vie May 27, 2005 3:46 pm ]
Asunto: 

JoeIndio, rectifico no "el indio". Amigo disculpa, si te pude molestar. Realmente pretendía aclarar. Ahora tengo una noción más de vuestro idioma con el giro que supone el tema de la patata. Lo deconocía y por eso me disculpo.
Pues en ese sentido, realmente, que escriba sobre la patata, ya que Fermín con su facilidad y brillante estilo literario, nos hará disfrutar un buen rato.
Joe, a tu disposición y un fuerte abrazo, amigo.

Página 1 de 2 Todos los horarios son UTC + 1 hora
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
http://www.phpbb.com/