Cape Verde Islands

Sunday 25.08.2019

 
 
Buscar temas sin respuesta | Ver temas activos

Nuevo tema Responder al tema  [ 10 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: santo antao
NotaPublicado: Sab May 31, 2008 4:56 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Sab May 31, 2008 4:51 pm
Mensajes: 1
Ubicación: España
hola.he buscado fotografias de santo antao y lo que he encontrado me ha parecido escaso. estoy interesada en visitar la isla en septiembre..


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab May 31, 2008 7:17 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 26, 2005 1:57 am
Mensajes: 651
Ubicación: España
Un saludo
Mira las fotos que hay en www.ecaboverde.com
No son muchas, pero es lo que tenemos.

José Ramón


Home de ferro


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Ago 01, 2008 6:42 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Vie May 30, 2008 8:00 pm
Mensajes: 5
Ubicación:
Aprovechando la tertulia...

En su momento entré aquí para preguntar varias cosas y servirme en mi viaje de la experiencia de todos aquellos que, antes que yo, pisaron tierras caboverdianas. Ahora que he tenido la oportunidad de conocer el terreno, creo que es justo aportar algunos apuntes/opiniones/consejos que puedan ser de utilidad a quienes quieran acercarse al país.

En la semana de la que disponía decidí centrarme especialmente en la isla de Santo Antao, la cual, por su geografía y aspectos socioculturales, parecía acercarse mucho al tipo de turismo que me gusta practicar.

Lo primero, TACV:

Es una pena que la mayor parte de los vuelos a Cabo Verde que nos pueden interesar a los canarios, así como todos los vuelos domésticos, pasen por las manos de esta compañía. Diría que TACV resume en sí misma muchas de las contradicciones caboverdianas: Impecables aparatos(algunos con menos de un año) y tarifas razonables, pero todo aderezado con una inoperancia y un desdén hacia el pasajero que solo se soporta por la dulzura y sonrisa perenne de sus empleados. El retraso es la norma, y la desinformación su política. En todos los vuelos tuvimos unos retrasos de una media de 3 horas, aunque el vuelo de vuelta a Gran Canaria desde Praia se llevó la palma con un retraso de 20 HORAS. El problema en sí no son los retrasos, que mal que vaya no queda otra opción que aceptar. El gran problema es la absoluta falta de información, cuando no una peligrosa desinformación. La cordialidad y dulzura de cualquier empleado de TACV esconde una ineficacia proverbial que puede meternos en más de un problema.
NUNCA confíen en la palabra de los puntos de información de la compañía, y siempre pidan la presencia del “supervisor”, una figura que se hace de rogar y que por momentos uno puede creer imaginaria. Tardará en aparecer, a veces horas, pero es algo cultural y típicamente africano que tenemos que estar dispuestos a aceptar al viajar a estos países. Eso sí, a menudo es la única persona que sabe realmente lo que está pasando y que puede darnos una respuesta satisfactoria. Los subordinados son capaces de decirte que todo va bien o darte una hora de partida totalmente errónea solo para no tener que oírte. Y la cosa es que son tan amables que no puedes ni enfadarte con ellos…

Seguimos, conexión Mindelo-Porto Novo:

Después de la tragicomedia de conexiones y retrasos conseguí finalmente poner pie en Mindelo, donde me ví obligado a hacer noche antes de tomar el Ferry de la mañana hacia Santo Antao. Para estas noches de transición me permito recomendar el RESIDENCIAL CHE GUEVARA, un alojamiento muy correcto y limpio y de precio más que aceptable, que además de hacer el tránsfer desde el aeropuerto puede también acercarles al puerto a la hora que precisen. El señor que lo regenta, aparte de la típica cordialidad caboverdiana, mostró en todo momento una diligencia y puntualidad encomiables. Desde luego este alojamiento es mi referencia en Mindelo.

Una vez en el muelle, en el que es imprescindible personarse al menos 45 minutos antes de la partida del barco (o se quedarán sin billetes), descubrimos que el imponente Armas estaba averiado y que no quedaba más remedio que hacer la travesía en el vetusto “Ribeira de Paúl”, una reliquia techada con planchas de plástico y atestada de gente en la que las exhibiciones de vomitonas se sucedían ante la indiferencia del pasaje. Con todo, la travesía se hizo, y no tardó significativamente más que el Armas, ferry éste que pudimos tomar a la vuelta y que me resulta infinitamente más recomendable por confort y relación calidad-precio. Eso sí, conviene siempre comprar los billetes con antelación o estar muy temprano en el puerto.

Una vez en Porto Novo, puerta de entrada marítima de Santo Antao, nuestro siguiente desafío era llegar al pueblito de Tarrafal, perdido al final de un barranco al suroeste de la isla y separado de nosotros por casi 50 kilómetros de camino de cabras. Algunas cosillas con respecto al transporte en la isla:

Como sabrán los que han visitado la isla o los que ya hayan pululado un poco por el foro, el transporte colectivo por antonomasia es el alluguer. Si bien es verdad que para la mayoría de los trayectos es una opción interesante, en el caso particular del desplazamiento Porto-Novo/Tarrafal creo que vale la pena apostar por el taxi particular. El camino, sobre todo en su parte final, es realmente duro y discurre siempre entre el polvo y un calor a menudo sofocante. Contra los 600 escudos que puede costarles hacer el camino con otras 8 personas encastrados en el cajón de la camioneta desafiando los elementos, se puede intentar tomar un taxi entre 4 pasajeros y disponer de las máximas comodidades por unos 2500 escudos por cabeza. A esto se añade que el taxi estará a vuestra completa disposición y podréis hacer el viaje en cuanto queráis, sin esperas y en mucho menos tiempo.
La competencia en el sector del transporte es feroz. Tan pronto bajéis del barco una pléyade de conductores os asaltará ofreciendo sus servicios. Personalmente recomiendo sosiego y calma. Atravesad la línea de transportistas, situáos fuera de la zona de algarabía y tomad vuestro tiempo para escuchar ofertas y decidir, siempre con la mentalidad puesta en reunir el cupo de pasajeros necesarios para hacer lo más económico posible vuestro viaje. Me permito dejar por aquí dos opciones más que recomendables para el trayecto hacia Tarrafal:

-Manuel Rodríguez: Natural de la ciudad, con conocimientos de varios idiomas y propietario de una Toyota Hilux nuevecita y confortable con la que es capaz de hacer el trayecto a ojos cerrados. Muy cordial y afable en el trato, muestra una diligencia en el trabajo del todo inusual. Puntualidad suiza y total disponibilidad para cualquier problema que se os pueda presentar. 10000 escudos el trayecto.

-Tomás el canario: Pues eso, chaval de Tenerife que trabaja en el barco de Armas y que dispone un Land Rover Defender muy nuevo con el que ponerse en Tarrafal sin mayores problemas. Muy amable y gran conocedor del terreno, ofrece la ventaja de poder contactarnos desde el mismo barco y ofrecernos una visión del país en nuestro idioma y desde nuestra propia perspectiva. 10000 escudos el trayecto.

Si lo que se pretende es pasar al Norte de la isla (Ribeira Grande, Punta do Sol, Paúl…) la competencia es aún mayor, si bien algunos transportistas brillan por su negligencia y precios sospechosos. Personalmente, y siempre que queramos movernos por el norte, mi opción sería TRANSPORTES DONGO, pequeña flota de transportes regentada por un joven caboverdiano muy honesto y emprendedor que desde el primer momento mostró una gran competencia, puntualidad y precios muy razonables. Puede organizar desde el transporte más simple a excursiones por la isla en sus Toyota hiace o Land Cruiser. Muy, muy recomendable.

Seguimos, alojamientos:

Como ya hemos dicho, nuestra primera morada se encontraría en el pueblito de Tarrafal, concretamente en el Residencial Martranquilidade, a menudo referido por aquí.
El alojamiento en sí exhibe un nivel de confort que está muy por encima del entorno inmediato, habitaciones sencillas pero muy acogedoras y limpias con muchos detalles que hacen nuestra estancia muy agradable (pequeñas cosas como las mosquiteras son una verdadera revelación…). Por todos lados se puede apreciar el buen gusto y ese “toque alemán”, mezcla de practicidad y estética. El alojamiento está pensado para que todas las comidas se hagan allí: los desayunos, incluídos en el precio, son abundantes y variados (mención especial para la mermelada de papaya); el almuerzo, anecdótico (solo se ofrece una sopa para “mantener” hasta la cena); y las cenas, plato fuerte del día, frugales aunque no muy variadas, básicamente pescado, tubérculos y ensalada. Si bien los productos son frescos y locales, la cocina es de estilo más bien europeo y no tiene el sello de la gastronomía local.
Desde un punto de vista operativo, Martranquilidade resulta un alojamiento ideal en el que una pareja puede estar en pensión completa por unos 45 euros diarios (los dos). Sin embargo, el sitio también tiene sus sombras: Bernd, el alemán que gestionaba el lugar en la ausencia de sus propietarios, no brilla por su amabilidad o disponibilidad, por momentos parece que es él el que está de vacaciones. Asimismo, parece no gustarle que los clientes sean autónomos y se relaciones por sí mismos con la población local, y menos que las comidas se hagan fuera de su establecimiento. Varias veces me encontré justificándome ante él por no desayunar o cenar en el residencial. Desde el primer momento la sensación de “control” o “vigilancia” se hace muy perceptible y a poco que frecuentemos el pueblo descubriremos que se impone un ligero “apartheid” entre los clientes y los habitantes del pueblo. De hecho, estos afables hoteleros han interpuesto una demanda en el Ayto de Porto Novo para que los pescadores locales no duerman en la playa, algo que vienen haciendo desde siempre pero que aparentemente no resulta muy “estético” para el turismo. Al final lo de siempre, otro puñado de alemanes explotando un paraíso extranjero.
En conclusión, desde un punto de vista práctico, Martranquilidade sí; desde un punto de vista ético, mejor hablar con el propietario de la tienda del pueblo y alojarse con una familia local. Quizá no sea tanto el confort, pero conoceréis gente, disfrutaréis de la gastronomía y cultura locales, y gastaréis aún menos dinero.

Pasando ya a la zona norte, son dos los alojamientos que me permito recomendar:

En Ribeira Grande, tenemos el residencial Tropical. A mi juicio su calidad está muy por encima de lo visto en otros establecimientos de la ciudad, si bien su precio no resulta mucho más elevado. Por unos 33 euros dispondréis de una habitación doble con aire acondicionado( muy de agradecer en verano). Muy limpio y correcto, no echaréis nada en falta y disfrutaréis de un trato exquisito que encuentra su prolongación en el excelente restaurante, que ofrece una amplia carta de gastronomía local a precios sensiblemente inferiores a los europeos(langosta asada por 19 euros!)

Sin embargo, considero que como base de operaciones en el norte el punto de partida ideal resulta Ponta do Sol, localidad costera y eminentemente turística que resulta algo menos agobiante que Ribeira Grande. Aquí el hotel de la SEÑORA FÁTIMA (no recuerdo el nombre) es sin lugar a dudas la referencia. 26 euros la habitación doble frente al mar con unas condiciones inmejorables y con un restaurante que ofrece los mejores desayunos del lugar y una carta con platos locales que permite a una pareja comer hasta hartarse por no más 15 euros los dos. De lo mejorcito que vimos en el viaje.

Bien, por ahora me paro aquí. Creo que todo lo referente a la operatividad pura y dura ha quedado dicho. En breve intentaré colgar otro post sobre la isla, sus costumbres ,lugares e impresiones.

Hasta pronto


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Ago 01, 2008 7:12 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 26, 2005 1:57 am
Mensajes: 651
Ubicación: España
Se puede decir más alto, pero no más claro.
Amén a todo.

Siempre lo he dicho, llegar llegas, el cuando no tiene importancia.

Solo una cosa, creo que si vas a seguir escribiendo sobre la isla de Santo Antao, y con la ayuda que aportas y describes, deberías colgar este tema en Relatos/experiencias/historias.

Permíteme salir en defensa de la naviera ARMAS, cuando está operativa su funcionamiento es como un reloj suizo.

Espero ansioso tus comentarios y experiencias de la zona norte de la isla.

Y por supuesto fotos.

Un saludo
José Ramón

PD:
Si te parece bien muevo el tema a Relatos/experiencia/historias.


Home de ferro


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Vie Ago 01, 2008 8:06 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Vie May 30, 2008 8:00 pm
Mensajes: 5
Ubicación:
José Ramón, puedes mover el post donde creas más conveniente, simplemente aproveché el hilo abierto para no abrir más tertulias gratuitamente.

Un par de cosillas:

Coincido plenamente contigo en que lo importante es llegar, no se puede viajar a un sitio como Cabo Verde con el tiempo justo. Lo que realmente le reprocho a TACV es la desinformación. Si tenemos 20 horas de retraso, bien, esto es así, pero sería interesante saberlo desde un primer momento (o al menos inicialmente) para organizarse en consecuencia y no tirarse todo el día en el aeropuerto haciendo visitas períodicas al "balcao" de TACV...

Me consta que ARMAS es el transporte de referencia entre Mindelo y Porto Novo. Pude tomarlo a la vuelta y la calidad ofrecida y puntualidad hicieron honor a su naturaleza europea. Por cierto, Tomás fantástico, un verdadero comodín para todos los que viajen a Santo Antao.

Estoy preparando algunas cosillas más y algunas fotos, espero poder postear todo en el hilo que crees en "Relatos y experiencias".

Un cordial saludo


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ago 02, 2008 2:24 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Sab May 04, 2002 4:40 pm
Mensajes: 675
Ubicación: Cabo Verde
Hola Galdrajg,

me parece fabuloso el relato, muchas gracias.
Ni siquiera sabía que el Armas tuvo avería !? Tomás no me dijo nada ?

Bueno, ademas creo que te he visto en Martranquilidade, yo llegué en la noche/cena antes de tu partida. Llegué tan cansado que no me dirijí a ti esa noche, aún sabiendo que eres Canario como yo (aunque estabas hablando sobre todo Francés), pensando que el día siguiente iba a tener oportunidad, pero ese día ya te despediste.

Me interesaría el resto de relato para Santo Antao.

Gracias y saludos desde Paúl.
Daniel

<font size=1>
Director
Cabo Verde 24 – Serviços, Informática e Internet Lda.
CP. 4, Paúl, Santo Antão
Cabo Verde
Tel: +238 - 2 238001
Fax: +238 - 2 238004
email: info aroba caboverde24.com
</font id=size1>


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Sab Ago 02, 2008 11:10 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Mar Abr 08, 2008 8:57 am
Mensajes: 11
Ubicación:
Pues si, no se si por averia o no pero el 24 de Julio por la manyana, el Armas no viajo a San Antao como de costumbre con lo que tuve que pillar el Ribera d'Paul, que para el que no lo sepa, es como un cascaron en forma de barco. Ademas, todos los billetes vendidos el dia anterior, con lo que tuve que recurrir al "mercado paralelo". Pague mas pero subimos al barco. Me jode (perdon por el vocabulario) porque el "hombre blanco con dinero" al final siempre gana, pero tenia que pillar ese barco por narices. Aunque para mi gusto, para atravesar el canal de San Vicente a San Antao es mejor el Ribera d'Paul, que aunque es un barco viejo navega mejor que el Armas. Lo digo porque el bicho de la Armas es como una inmensa pared en medio de una fuerte corriente, con lo que le pega unos viejes de costado que para el que se marea es chungo (que por suerte no es mi caso). Los que sabran de barcos entenderan a lo que me refiero.
Un saludo. ferran


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Ago 03, 2008 8:35 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Vie May 30, 2008 8:00 pm
Mensajes: 5
Ubicación:
Hola Daniel!!!

Tomás me habló de tí, pero no pensé que llegásemos a estar tan cerca...La verdad es que salí un poco escopeteado de Martranquilidade, y eso que tuve muy buen rollo con los vecinos columpiándome entre el francés y el inglés.
Es solo que no terminé de entenderme con el tal Bernd, probablemente culpa mía, pero es que cada uno es como es.

Sobre el Armas, ahora que lo comentas dudo entre si estaba averiado o tuvo que navegar de improviso a Boavista...

Aquí dejo el post...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Ago 03, 2008 9:11 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Vie May 30, 2008 8:00 pm
Mensajes: 5
Ubicación:
Bueno, seguimos:

Si en la primera parte de mi escrito traté de dar algunos datos eminentemente prácticos sobre la isla de Santo Antao, en esta segunda parte intentaré dejar algunos apuntes sobre sus lugares y gentes.
Empezaré hablando de Tarrafal, el pueblito pesquero del suroeste donde comenzamos nuestro periplo:

Diría que Tarrafal empieza a respirarse desde el mismo momento en que comenzamos el descenso desde el collado de 1500 metros que tenemos que atravesar para llegar hasta allí. En cuanto divisamos el mar al fondo de una explanada infinita de lapillis y arenas volcánicas de mil tonos, sabemos que estamos en la isla sur, cálida, seca, áspera y enfocada a un Atlántico aquí calmo por encontrarse a resguardo de los alisios predominantes. Obligada la parada algunos kilómetros antes del descenso final, justo cuando viramos sobre el borde de la ribeira , la cual nos ofrece una panorámica total del pueblito y su bahía.

<img src="http://img183.imageshack.us/img183/5103/tarrafalareadh5.jpg" border=0>

A este caserío de unos 1500 habitantes se entra por la playa de callados que abandera la zona, normalmente apacible y muy apta para el baño.

<img src="http://img183.imageshack.us/img183/8151/tarrafalplayawc0.jpg" border=0>

El pueblo está claramente dividido en dos zonas, cuya línea divisoria es la boca del barranco que desemboca en el mar. Al sur de la misma tenemos la entrada al pueblo desde la playa principal, el recinto de Martranquilidade, el campo de fútbol (muy importante) y lo que se diría el centro de la localidad con algunas mercearías (tiendas), el puesto sanitario y la escuela, en la que por cierto encontraremos el único teléfono público del pueblo (cuesta bastante menos que el teléfono de Martranquilidade). En caso de necesitar llamar (en Tarrafal no hay cobertura de móvil) y no estar la escuela abierta, se puede preguntar por Simao el maestro, que vive algo más arriba y amablemente os abrirá. En esta parte del pueblo tendréis vuestros primeros contactos con la gente local y haréis vuestras primeras compras, veréis salir y varar los diminutos pesqueros atestados de cavalas y, con un poco de suerte, asistiréis a algún jogo de futebol (experiencia muy interesante…).
Al otro lado del barranco, dejando atrás la calle principal del pueblo y siguiendo hacia el norte, se encuentra el Tarrafal más oscuro, el que nos recuerda dónde estamos y lo que aquí se padece. Los más pobres se concentran aquí como un gheto, lejos de las plantaciones y el verdor, en casas que malamente pueden recibir este nombre e instalados sobre un vertedero que se extiende todo a lo largo de la costa circundante. No es un espectáculo agradable ver a los niños famélicos jugando entre la basura intermareal, o a cualquier cristiano hacer sus necesidades en cualquier rincón mínimamente discreto, pero esto, también esto, es Tarrafal. Pasear por aquí y reflexionar sobre este entorno tan hostil es lo que hace la diferencia entre turistas y viajeros. Ustedes deciden.
El pueblo en sí tiene un gran potencial como lugar de absoluto retiro y desconexión mental, y su gente, probablemente de la más genuina que pudimos encontrar, exhibe una cordialidad y disponibilidad solo superada por su proverbial tranquilidad. No será aquí muy útil el portugués, pero con un mínimo de voluntad e interés la comunicación pronto será posible e incluso natural. El viajero inquieto observará que vale la pena superar las comodidades y el seguro aislamiento de la burbuja alemana de Martranquilidade y dar un paso más allá, donde verdaderamente está el pueblo.
Según el grado de sobrecarga mental con el que lleguemos, dos o tres días pueden ser más que suficientes para paladear la esencia de Tarrafal y ver como nuestro estrés se evapora entre paseos por la playa, chácharas de tardecita y algún que otro grogue.

Un último detalle técnico: en Tarrafal la electricidad está limitada a 7 horas diarias, entre la 11 y la 1 de la mañana y las 6 y las 11 de la noche. Algunos días ni siquiera se llega a conectar el generador. En cualquier caso, no deja de ser algo meramente anecdótico que no impide disfrutar del lugar siempre y cuando estemos dispuestos a adaptarnos al modo de vida local.

Seguimos rumbo norte:

La ciudad de Porto Novo es punto obligado de conexión entre todas las carreteras de la isla y el puerto, inevitablemente tendréis que pasar por aquí.
Sinceramente no vimos en la ciudad mayor interés que la descarga de los pesqueros locales en el muelle y la salazón de “jareas” en las playa inmediata.

<img src="http://img183.imageshack.us/img183/4584/jareasportonovoli8.jpg" border=0>

Todo el enclave tiene una apariencia emergente, de “medio hacer” y recuerda mucho a los barrios periféricos de ciudades como Las Palmas o Santa Cruz en los años 70. Se puede pasear por el “centro” con total seguridad, y como siempre contamos con la disponibilidad de los locales para lo que sea. Si tenéis tiempo, parad junto a uno de los muchos grupillos que juegan al ouril en la calle e intentad participar en el juego. Os enseñarán con gusto y acabaréis enganchados y comprando un tablero para organizar en casa el primer campeonato local de ouril. Me consta que en Fuerteventura ya se está haciendo…
Un apunte práctico, si queréis comer en la ciudad, el restaurante del Residencial Antillas me pareció muy correcto, con una carta muy variada y precios contenidos. También pueden guardaros las maletas mientras esperáis un alluguer o paseáis por la ciudad a la espera del barco (sin coste alguno).
Aquí también vive Manuel Rodríguez, el taxista del que hablé en mi post anterior y que además también es maestro de básica en la escuela. Si se os ofrece cualquier cosa, preguntad por él y seguro que os atenderá con total honestidad y diligencia.

Una vez visitado Tarrafal, la salida natural desde Porto Novo es el noreste, que, de norte a sur podemos dividir en 4 poblaciones principales: Punta do Sol, Ribeira Grande, Paúl y Janela.

El trayecto desde la ciudad portuaria hasta la capital de la isla se cubre en aproximadamente una hora y constituye toda una atracción en sí mismo. Como aquí en Canarias, pasaréis de la aridez de la zona de sotavento a la vegetación de alta montaña de la cumbre y el verdor de los muchos barrancos que surcan la vertiente norte de la isla. Sugiero detenerse en algunos de los pequeños caseríos cumbreros y departir un poco con la gente del lugar. Antes de daros cuenta estaréis dando cuenta de un excelente queso de cabra y un buchito de grogue.
El descenso hacia la capital entre las ribeiras ofrece numerosas paradas posibles desde las que contemplar la inmensidad del paisaje, su frondosidad y vigor, el verdor exuberante y, con suerte, algún naciente de agua.
Inevitable es la referencia al paisaje canario, que se hace presente con reminiscencias del Cedro en la Gomera, Masca en Tenerife o Ayagaures en Gran Canaria.

<img src="http://img183.imageshack.us/img183/9488/paisajeinteriorln7.jpg" border=0>

Confieso que la ciudad de Ribeira Grande me resultó algo decepcionante. De hecho, de haber sabido más de antemano probablemente habría establecido mi base en Ponta do Sol. Algo encastrada en la boca del barranco, Ribeira Grande es una pequeña urbe articulada en varios núcleos como son su calle principal, algunos barrios periféricos y la zona de la playa. El vetusto generador diésel que electrifica la zona marca con su pistoneo el tempo de la ciudad, que en su centro deja ver algún vestigio colonial portugués y poquito más. Proliferan pequeños locales de aspecto algo sórdido pero con un punto auténtico en los que tomar una copichuela y algún aperitivo, aunque sinceramente no me prodigué mucho en ellos (el excelente restaurant Tropical tuvo la culpa).

Para descubrir todo el área costera del noreste lo mejor es alquilar un alluguer (Impecable la gente de Dongo) y por poco más de 50 euros tenerlo a nuestra completa disposición para recorrer la zona sin prisa y parando cuando nos apetezca.

La pareja belga que nos acompañaba, mi mujer y yo emprendimos la excursión en el extremo norte, partiendo del pintoresco pueblo de Fontainhas. Caserío coqueto e imposiblemente colgado de un hondo barranco, este enclave resulta un punto de partida ideal para pequeñas excursiones a pie o para ver de cerca el sistema de plantación en terrazas que tan familiar nos resulta a los canarios. Papas, batatas, yuca, ñame, mangos o papayas son solo una pequeña muestra de las frutas que podemos encontrar (y degustar) en el lugar. No se pierdan la mercearía del pueblo.

<img src="http://img258.imageshack.us/img258/3017/fontainhascn7.jpg" border=0>

El camino que discurre entre Fontainhas y Ponta do Sol es un verdadero ejercicio de coraje, especialmente para el conductor. Durante algunos kilómetros observamos como las ruedas del Hiace se deslizan a un palmo del acantilado que se precipita vertical y profundo hacia el mar. Risas nerviosas y vértigo hasta el bálsamo de Ponta do Sol.

<img src="http://img515.imageshack.us/img515/5060/ribeirafontainhasxk1.jpg" border=0>

Y bien, nos encontramos en Ponta do Sol, posiblemente el enclave más decididamente turístico de la isla y que recuerda vagamente al pueblo de Agaete, en Gran Canaria.
El desarrollo urbanístico de la zona es evidente, y el talante turístico se impone en las gentes que son aquí algo más abiertas y políglotas, aunque en algunos casos también pretenciosas. Por mi primera vez desde mi estancia en la isla me pareció sentir el tufillo ocre del turismo europeo más rancio, aunque el grado de masificación y de mercantilización está todavía muy lejos de lo que padecemos por aquí.
El centro de Ponta do Sol nos deja algunos interesantes ejemplos de arquitectura colonial que, aunque algo decrépita, despierta cierto encanto añejo.

<img src="http://img515.imageshack.us/img515/2421/pontadosol1ii2.jpg" border=0>

Llegando al mar encontramos el pequeño puerto pesquero y sus coloridas barquillas varadas, y siguiendo la costa hacia el norte nos topamos con una acogedora calita muy frecuentada por la gente local y los turistas. Protegida de los vientos y la mar de fondo, esta cala conduce a una bahía donde disfrutar de un cómodo baño y algo de snorkelling.

<img src="http://img515.imageshack.us/img515/5918/barcospontasolnf3.jpg" border=0>

Si andaís por esta zona y se os ve un poco el plumero de turistas, probablemente seréis abordados por Jorge, un joven caboverdiano que habla 40 idiomas y que se os ofrecerá para lo que sea. Aunque en un principio pueda resultar algo directo (incluso descarado), pronto descubriréis que es un tipo simpático que puede descubriros las tripas del pueblo. Casado con una alemana, no tardará en presentaros a su pequeña Águeda (una nena preciosa) y la familia que ande por el lugar. Puede ser vuestro hombre para todo y en ningún momento os pedirá nada, aunque agradecerá que le dejéis cualquier cosa que pueda estorbar en vuestra vuelta(yo le dejé unas gafas de buceo) o un par de cientos de escudos. Rezo para que el turismo que siga no termine por corromperlo.
Como dije en mi post anterior, la referencia para alojamiento y, sobre todo, comida en Ponta do Sol es el establecimiento de la señora Fátima. Impensable abandonar el pueblo sin probar su Serra (peto) frita con verduras. Eso sí, hay que avisar con antelación de la hora de la comida.

Siguiendo la senda hacia el sureste, y superada de nuevo Ribeira Grande, llegamos a Paúl, un curioso lugar que discurre lineal y paralelo a la costa pedregosa y bravía y que con sus numerosas palmeras azotadas por el alisio se ve rodeado de una atmósfera más tropical que macaronésica. La principal atracción del lugar es su histórico trapiche, en el que el señor Ildo Benrós todavía fabrica un óptimo grogue a la antigua usanza. El ingenio azucarero se mueve con la fuerza de unos monstruosos bueyes y el proceso de quemado se lleva a cabo con fuego puro y duro, tal y como se dejó de hacer aquí hace ya no sé cuántos años.

<img src="http://img183.imageshack.us/img183/5793/trapichemc9.jpg" border=0>

Reconozco que el lugar deja cierto regusto de atracción turística, pero desde luego toda la maquinería es genuina y cien por cien operativa. Ni que decir tiene que en cuanto queda visto el lugar y su funcionamiento se despliega una generosa degustación que terminará solo cuando nosotros queramos que termine. Siendo grancanario es difícil no estar familiarizado con el ron, y debo decir que el grogue del señor Benrós me pareció sublime, y por unos cinco euros la botella…No se pierdan tampoco la Caipirinha con zumo de maracuyá, golosina con un buen puñado de hielo picado…

De Paúl al extremo sureste solo nos queda el pequeño reducto de Janela, un conglomerado de casitas que mira al mar y cuyo mayor encanto reside en el Faro de bois, que, enfrentado a la mar brava, ofrece unas interesantes instantáneas, particularmente al caer la tarde. También se pueden tomar unas cavalas asadas en alguno de los garitos del pueblo, aunque conviene vigilar un poco la hora de apanhada de los pejes (a la tapita que tomamos le siguió una misteriosa descomposición…).

Y bien, creo que esto sea todo en cuanto a lugares y sensaciones, me reservo las últimas energías para un último post en el que haré una pequeña reflexión general sobre el país y algunas impresiones, así como algunos apuntes sobre Mindelo y Praia, sus dos principales ciudades, en las que pude pasar sendos días en transición.

Un cordial saludo








<i></i>


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Lun Ago 04, 2008 1:06 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Sab May 04, 2002 4:40 pm
Mensajes: 675
Ubicación: Cabo Verde
Hola de nuevo,

ante todo agradecerte que compartas toda esa información y te hayas tomado ese tiempo. GRACIAS !

Felizmente Bernd solo está de sustituto y en unas semanas colveran Frank y Susi que son otra historia, aunque siempre hay cierto recelo en cuanto a gente que quiere comer fuera (aunque yo no veo muchas posibilidades al no ser que algun tarrafalense te invite a su casa), sobre todo si no se avisa antes.

Saludos
Daniel

<font size=1>
Director
Cabo Verde 24 – Serviços, Informática e Internet Lda.
CP. 4, Paúl, Santo Antão
Cabo Verde
Tel: +238 - 2 238001
Fax: +238 - 2 238004
email: info aroba caboverde24.com
</font id=size1>


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 10 mensajes ] 


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron