Cape Verde Islands

Sunday 25.08.2019

 
 
Buscar temas sin respuesta | Ver temas activos

Nuevo tema Responder al tema  [ 3 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Mis vivencias (III)
NotaPublicado: Sab Nov 19, 2005 3:28 am 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 26, 2005 1:57 am
Mensajes: 651
Ubicación: España
Terminada la cena me siento fuera en la terraza junto a la piscina, con los colegas de Portugal y unas copitas, tranquilos y relajados, escuchando los sonidos del silencio, el silencio de la noche, el murmullo de las olas enfrente en la playa, rompiendo en la arena, el fru frú de las palmeras… y el atronador cri crí de los “pedazo” de grillos que por esta tierra habitan; descomunales en relación inversa y proporcional con el tamaño de los burros, vacas o cabras… pero esa es otra historia.

Y el “tufillo”, ese tufillo en el ambiente a agua pantanosa, y putrefacta, procedente del riego de los jardincillos. Me explican que reciclan las aguas residuales para este menester, que algunos días se nota más y otros menos, que riegan de noche para intentar disimularlo.
No lo consiguen, pero se puede perdonar.

Alguien saca una baraja y se monta la “timba”.
Se nos juntan algunos animadores y animadoras del Hotel, jóvenes y amables, con ganas de hablar y de aprender. Dejamos las cartas y charlamos, que por supuesto es mucho más gratificante.

Intercambio de culturas. Son gente “guapa”, lista, con inquietudes como cualquiera de nosotros, pero con menos oportunidades que nosotros (mejor dicho ninguna). Alguno estuvo en Portugal o en Francia, poco tiempo, un año o dos. Hablan o se entienden en varios idiomas.
Nos comentan las actividades para mañana… y como jóvenes que somos (ején, ején) terminamos hablando todos de lo mismo… de la música, del amor, de las oportunidades, del trabajo, de la familia y del puto dinero.

Hablando de música; en esta reunión conozco a una persona, un mozo caboverdiano que enseguida atrae mi atención, no sé, tiene algo; su forma de pensar, su manera de ver la vida, relajado, tranquilo, no se altera, no discute, mirada limpia… en paz. Inspira confiaza.
Es “batukeiro”, o sea, toca el batuko… y… ¡de que manera!
Se llama Antonio Jorge Fortes. Más tarde me entero que es el batukeiro del Funaná.

Saca su batuko y comienza la fiesta, le seguimos; un hierro con un cuchillo, los cascos de “cola” con mecheros… (Faltaba la botella de anís con la llave)… y fluye el ritmo… y no hay “color”... ¿me entiendes? Un grato recuerdo en mí memoria.

Por cierto, “ese mismo” batuko lo tengo en mi casa, en mi salón (que es más grande con perdón que cualquier casa “normal” de aquí). Mi trabajo “zalamero” y diplomatico me costó.
Es como un trofeo de viaje pero vivo y con alma.
Algunas noches, cuando la TV. intenta “lobotomizarme” lo miro y en mi cabeza se agolpan recuerdos y sonidos… sodade… y morabeza. Le llamo mi ADSL con línea directa a Cabo Verde. Lo acaricio, pues no me atrevo a tocarlo, me pongo los vídeos del recuerdo y me teletransporto en cuerpo y alma al pasado. Mi memoria “RAM” hace el resto.

Decidimos que ya no es hora de ir a la cama y que lo que prima es conocer la noche de Santa María.

Dicho y hecho, derechitos al Calema.
Europeo total, el dueño es… ¿Belga?, ya no me acuerdo. Es igual, ¡tienen mi whisky de malta Knokando! Pregunto que cuanto tienen, me dicen que una caja o menos y les digo que es miiiiiiia, solo miiiiiia; será la conexión con mi “casa”; me tomo el primero y me sabe a sal… o ¿a Sal?. Los cubitos de hielo tienen sal; corto por lo sano y le digo a la camarera, creo que se llamaba Elena, que me ponga la botella en la nevera, en el botellero. Parece mentira, pero esto crea un cierto vínculo y complicidad…
- Hola José Ramón…
- Hola Elena…
- ¿Qué te pongo?
- Una de lo mío…
Grandes conversaciones hemos tenido. Buena gente. Hoy creo que anda por Portugal, no sé, de todas formas que te valla bonito Elena.

Y la música. La música como en cualquier Púb de “casa”; moderna, disco, fuerte, alta, a gritos, “chunda-chunda”. De todas formas, este local creo que cumple su cometido: un pequeño nexo de unión, como un cordón umbilical que te recuerda y te restriega por la cara que tú no eres de aquí.

Lugar de encuentro de “surfistas” por excelencia. En las tres o cuatro pantallas de televisión repartidas por el local vídeos, solo vídeo de surf, gravados en el día, y vistos y comentados por la noche; contando “batallitas”… En una palabra,el paraíso de los surfistas y de las “piensa en verde”

Y el perro. Ese perro. Ese “canelo” de color canela sin raza, simpático, con una oreja caída, pintarrajeado de verde y con un pañuelo rojo anudado al cuello… con más mili que una mula de la legión… que creo que lo ponen en una tabla y rompe las olas… ¡Hola canelo!

Dejo el Calema y nos dirigimos a la “disco” del Hotel Morabeza. Pequeñita, muy pequeñita.
Aquí descubro lo que es bailar… “bailar pegados… es bailar”.
Creo que descubro los orígenes de la “lambada” o algo parecido, que digo parecido, ¡mejor! mucho mejor, música a medio camino entre la madre África y las evoluciones posteriores en tierras americanas, música primigenia, atávica, precursora del Blues.
Tan tán… batuko… algodón y Blues. Soy un enamorado del Blues, y llegado a este País creo haber ahondado un poco más en sus principios.
Cosas mías. No me hagáis caso. Soy feliz. La música para mí es algo importante.
Ya conocía a Cesaria Evora, y a Tito Paris… pero ahí más, mucho más… ese momento con el Sr. Ivo en el Matheus… pero esa es otra historia.

Salgo de la disco, caminando por la playa, hacia el Pontón, ¿Qué tendrá el Pontón que a cualquier hora del día o de la noche tiene vida?. Tiene gente dispuesta a charlar, a compartir.
Alguien saca unas “Súper Buck”, sentados, mirando al mar… Toma, un “Ducados”, tabaco “Negro” jejé, … cof…cof…

¡Hace hambre! La acumulación de alcohol y sobredosis de vivencias, da hambre, sobre todo si son las tantas de la madrugada.
A estas alturas se fue desprendiendo gente del racimo de uvas descarriadas… por aquí… por aya. Quedamos cuatro, el portugués, Antonio Jorge, yo y un colega del Pontón, el de las cervezas. ¡Hay que desayunar!

Mi primera “cachupa”
Cachupa pobre, cachupa con huevo y salchicha.
Nos adentramos en Santa María, tercera o cuarta línea de playa… Ese “garito” con la puerta cerrada, con nocturnidad y alevosía, a las tantas de la madrugada.
Toc tóc, nos abren y para adentro. Minúsculo, dos mesas y un mostrador de un metro, una nevera; detrás se adivina una cocina; huele a ”fritanga” y se oye una sartén al fuego.
En una esquina un viejo dormita o sueña con sus miedos o verdades, quizás ayudado por el grogue, del que tiene un vaso delante, sin probar, el último… o el primero… que más da. Solo le veo sus manos, manos esclavas, retorcidas por el mar, la mar ¿Cuánto nos hablarían esas manos?
En la misma mesa dos jóvenes fuertes, apurando un cigarro después de desayunar o comer, que para el caso es lo mismo; van al Pontón. A trabajar.
Unas cervezas y cachupa para todos… ¡Dios!... que cachupa, mi primer encuentro con una cachupa… cachupa de huevo y salchicha de lata…

Una idea se empieza a fijar en mi cabeza… quiero ver amanecer en Cabo Verde, en el Pontón, quiero ver la vida, la vida que no ven los turistas, ellos se lo pierden.
Se lo cuento a los demás y se rajan, no pueden más, que a dormir, que al Hotel, que mañana más…

Yo no puedo esperar a mañana; mañana es hoy y para luego es tarde. Le compro a la “jefa” un pack de “Sagres” y después de despedirnos tomo rumbo al Pontón.

Pontón.
Me siento en el final del Pontón, mirando al mar en la noche; no estoy solo, llegan los dos de antes. ¡Hola!. Se mueven por allí.
El Sol empuja como queriendo romper la línea del agua en el horizonte. En quince minutos amanecerá. Me concentro; me viene a la memoria el “rayo verde” en tierras mucho más al norte.

¡Y ahí está! ¡Por fín! Enorme, inmenso,¡Como nunca! Un nuevo día. Es grande, y de un color distinto, naranja intenso, y viene de África… de casa.
Paz. Mucha paz.

Solo por “esto” merece la pana estar aquí. Lo juro. No os lo perdáis.

El Pescador.
En estado catatónico, ido, mirando al mar, embriagado de felicidad, me despierta de mi ensimismamiento un hombre de edad indescriptible, se sienta a mi lado y se pone a pescar.
Aparejos de pesca: Un anzuelo, y un hilo de sedal todo ello enrollado en una lata de “Coca-cola” y un cubo…
- ¡Bo día!…
- ¡Bo día!
El hombre se pone a pescar, usando de carnaza restos de pescado. Y pesca unos “panchitos” que todos habréis visto, pequeños, pequeñitos. Yo callado, observo… ¿un cigarro?... Sí…Cof-cóf, es negro, jejé… va pescando; poco y pequeño. ¿Una cerveza caliente?... Venga… ¿de donde eres?, ¿donde está eso?, de todas formas el hombre es de pocas palabras. Me recuerda al chiste del indio: ¿Por qué?... ¿Por donde?...
Dialogo de sordos. Pero nos entendemos. O eso quiero creer.
¿Otra cerveza?... Bueno…
En este punto el hombre tiene media docena de peces en el cubo; solo media; por que escoge bien el tamaño, solo los más grandes, los pequeños los devuelve al mar.
No hay más cerveza y no sé como despedirme de él.
Me fijo a un lado en el Pontón y veo unas redes viejas… y le digo:
Yo, de ti, y con lo mañosos que sois, cojo un trozo de red y con un alambre y unos cordones o sedales y me fabrico una “nasa” o “retel” para sacar de cada vez diez o quince pescaditos; por que la verdad, allí abajo los hay a cientos.
Contestación y reacción del hombre:
Me mira…
Mira las redes...
Mira para abajo a los peces
Y después de un buen rato me contesta...
¿Y después que hago? ¿?
El hombre me explica que tiene un montón de hijos, que lo suyo es llevar para comer… un cubo de pescado…

¿Y después que hago?... ¡Coño!... ¿y después que hago?... ¡Sublime!…

Esto es verídico.
Tal y como lo cuento. Lo juro.

Medito y sopeso la respuesta del pescador… y caigo en la cuenta de que ya es de día.
Un nuevo día. Quizás el mejor día de mi vida.
Agotado, cojo el camino de mi Hotel, el Velo Horizonte, el Sol en lo alto, o casi, sin prisas, paseando, meditando todo lo que he vivido esta noche.
Por el camino me encuentro con una especie de pequña área comercial, de otro Hotel, nada, total cuatro oficinas, agencia de viajes, venta de apartamentos… , y… una peluquería.

Con toda la resaca del mundo decido cortarme el pelo (lo poco que tengo que cortar), es igual, solo por que me toquen la cabeza… Relax, mucho relax ¡No tengo prisa! Son las 9:00 a.m., las 10 o las 11...
Me lo corta Ze-Zé. Lo conocí esta noche. Me cuenta sus inquietudes, tiene idéas, quiere montar su propio negocio.
Y lo consguió, hoy en día tiene un salón de Té y peluquería en Santa María.“Peneleiro”, como todos los buenos peluqueros, pero muy buena gente. Que alguien le dé un saludo de mi parte. Gracias.

A duras penas llego al Hotel, andando, siempre andando, ¡Hay un trecho!
Mi compañero de habitación ronca como un vendito cerdo, en el bungalow de al lado,los otros también;… Me uno a la orquesta sinfónica…

Mañana más…

Continuará…

Home de ferro


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Nov 20, 2005 12:38 am 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Sab May 14, 2005 6:29 pm
Mensajes: 109
Ubicación: España
enhorabuena José Ramón !!!. y gracias por relatar tus vivencias en Cabo Verde con ese sentimiento y amor hacia esa tierra y ese gran respeto a sus gentes.

Sigue tus relatos con ese gran entusiasmo que nos estás demostrando.

saludos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: Dom Nov 20, 2005 7:25 am 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Oct 01, 2003 10:03 am
Mensajes: 166
Ubicación: Switzerland
hola jose ,como son las cosas,acabo de ver amanecer con la camara web de cabo verde 24 y acabo de leerme tu manuscrito lleno de potencia,garra y muchas mas cosas indiscriptibles.demasiado.
gracias por contarnos esas anecdotas volatiles , llenas de gracia y sabiduria.el pan nuestro de cada dia en cabo verde.
ahora un cafetito y ya no puedo pedir massssssssssssss.
saludos a todos

juan roch


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 3 mensajes ] 


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron